Salud
Nacional | Nacional | Nacional - Publicado hace 182 dias

Fraudes de firmas electrónicas en Salud

Lifestyle Fraudes de firmas electrónicas en Salud
#7365 | 15 de Enero del 2024
Chile es pionero en la adopción de la firma electrónica en la región, sin embargo, el avance en la digitalización ha significado también nuevos desafíos de seguridad contra la ciberdelincuencia.

Fraudes a Fonasa e Isapre, suplantación de identidades de médicos y recetas médicas adulteradas son parte de los delitos que la Fiscalía y las policías han debido enfrentar en los últimos años. A raíz de los fraudes, los reguladores están pidiendo más seguridad a las empresas que proveen este servicio. Aquí el rol de la Firma Electrónica Avanzada es muy importante, ya que para que sea ‘avanzada’ debe cumplir con ciertos requisitos técnicos y legales establecidos por la Ley. 

Desde el punto de vista técnico, debe basarse en un certificado digital emitido por una Autoridad de Certificación reconocida por el Estado, como IDOK. Este certificado digital vincula de manera única la identidad del firmante con la firma electrónica generada. En términos legales, la firma electrónica avanzada debe cumplir con los estándares establecidos en la Ley 19.799 y su reglamento. Esta normativa establece los requisitos necesarios para garantizar la autenticidad, integridad y no repudio de los documentos firmados electrónicamente.

 

 

La firma electrónica avanzada, al cumplir con los requisitos establecidos por la ley, brinda una mayor certeza jurídica a los documentos firmados, asegurando la identidad del firmante y la integridad del contenido. La Firma avanzada es una herramienta útil para transacciones comerciales, contratos, procesos judiciales y otros trámites de gran relevancia legal.

Desde la pandemia, se permitió el uso de la firma simple para licencias y recetas electrónicas, sin embargo, esta firma no cumple con todos los requisitos de seguridad ni certeza jurídica, lo que la hace vulnerable y, por lo tanto, el sistema está sufriendo pérdidas.

 

 

Empresas que proveen estos servicios para el área de la Salud se han acercado a IDOK en búsqueda de soluciones más robustas que complementen los mecanismos que ellos ya tienen implementados. La autoridad está pidiendo en algunos casos que tengan de back-up Firma Avanzada online, con lo cual todo está convergiendo a mayor seguridad. De hecho, en caso de impugnación o desconocimiento, la Firma Avanzada no se cuestiona y es la persona la que tiene que resguardarse de no compartir sus credenciales.

En cuanto a digitalización, el rubro de la Salud aún tiene un amplio espectro donde poder mejorar. Por ejemplo, en el caso de clínicas donde los formularios de ingreso, mandatos a pagaré y consentimientos de pacientes aún se realizan a mano. En un proceso de onboarding digital, se podría firmar como un welcome package, se arma el conjunto de documentos que la persona debe firmar, incluso desde antes y desde su casa, como es el bono electrónico. Por la parte de los doctores, hay documentos que se pueden resguardar electrónicamente: fichas médicas, recetas y licencias. La mayoría se firma hoy a través de un proceso de firma biométrica, pero es una firma simple del punto de vista legal, por lo que todo indica que es necesario pasar ya a la Firma Electrónica Avanzada.